20081204

piel de agua




Ella respira profundamente mientras el agua caliente resbala por las curvas de su cuerpo. El vapor emana de los dos cuerpos desnudos que bajo el agua de la ducha jugaban a fundirse. Él la besa y deja que el agua entre en sus bocas y se mezclase con la saliva. Los amantes empapados de agua, sudor y pasión.

Todo parece efímero ahí dentro, el vapor es capaz de trasladarlos a donde tanto desean, ya no hablan, no lo necesitan, gemir se ha convertido en código de lo profundo, de eso que no saben expresar las palabras, quieren ser uno, y sin duda han encontrado la forma perfecta…entre la niebla, bajo la lluvia artificial logran detener el tiempo, pueden expulsar sus quebrantos.

Ella le susurra al oído la poesía del placer, él le narra el cuento del amante complacido, y en medio de las palabras se alzan los gritos, los alaridos de locura que explotan con cada deleitación de sexo y carne. Se aman. Sus cuerpos cansados y lavados salen de la cárcel de cristal, sus pieles derraman calor. Se miran al espejo y por un momento ella cree ver a un desconocido. Un disfraz de piel, pero no, es él. Él la mira y siente la carne que sus dientes necesitan morder y lamer, los pechos que quiere retorcer y las caderas que desea desquebrajar.


Sólo es el comienzo.

Hielo.

Agua.

Vapor.

4 comentarios:

LatitadeAlmendras dijo...

Me alegra que estés de vuelta, aunque sea con otro vestido.

Precioso.

un beso enorme, bonita.

goulue dijo...

y a mi me gusta tenerte aquí, cerquita...

Con o sin tacones siempre emites un dulce sonido...clack clack...

Verònica dijo...

Deleitante, excitante... màs que sugestivo... quiero ser una presa en esa càrcel de cristal! BESO, Vero.

Odi Noyola dijo...

^-^